Drones: industria que coge vuelo y requiere normatividad en Colombia

En el mundo, para 2017, su venta creció 34,3% y en Colombia hay emprendedores, investigación y logros en el sector defensa. El reto: la normatividad.

Conozca cuáles son las normas para que pueda pilotear un dron de forma legal

El mercado de los drones a nivel mundial ha presentado importantes niveles de crecimiento. En 2017, el número de ventas creció 39%, según informó la firma consultora Gartner. Por eso, no es de extrañar que estas aeronaves se encuentren en grandes almacenes comerciales y tiendas especializadas. Sin embargo, las autoridades regularon el uso de estos equipos para garantizar la seguridad de los ciudadanos y el pleno desarrollo de la actividad aeronáutica.

Si su pasión es pilotear estas máquinas de forma ocasional y en espacios abiertos, no debe preocuparse más allá de escoger el equipo con mejores características. En el caso de esta clase de vuelos recreativos, lo único que debe tener en cuenta es que no puede volar los drones cerca al aeropuerto y tampoco puede pilotearlos en zonas donde se presente gran afluencia de transeúntes. Para una experiencia de vuelo más satisfactoria, expertos recomiendan pilotear en zonas rurales, sin posibilidad de afectar a otras personas.

La altura de vuelo máxima es de 152 metros sobre el terreno o sobre el agua. La aeronave tampoco podrá alejarse más allá de 750 metros del operador. Para utilizar un dron de forma comercial en Colombia se necesita contar con dos requisitos fundamentales. El piloto debe tener un curso de 300 horas otorgado por una escuela autorizada por la Aeronáutica Civil. Este curso está compuesto por siete materias teóricas y 40 horas de vuelo. El aprendiz de piloto deberá realizar 200 despegues y aterrizajes. En las escuelas autorizadas para ofrecer esta tipo de cursos, el costo oscila entre $1.500.000 y $2.000.000. Ninguna persona puede pilotear un dron si se encuentra en estado de embriaguez. Cuando se presentan daños a propiedades o personas, los pilotos serán los encargados de resarcir los daños y responder en los procesos judiciales pertinentes.

Debe tener en cuenta que en el país existen varios tipos de vuelos prohibidos. La regulación estableció que no se pueden realizar vuelos dentro de un perímetro de cinco kilómetros al rededor de aeropuertos. Tampoco se puede sobrevolar centros carcelarios, bases militares o estaciones de policía; las autoridades tienen plena potestad para derribar la aeronave. En la Plaza de Bolívar y en zonas donde podría afectar la seguridad del presidente o de sus ministros tampoco puede manejar una de estas aeronaves.

En cuanto a características, los drones no pueden tener hélices de hierro. Tampoco pueden tener un peso de despegue mayor a 25 kilogramos, esto hace referencia a los equipos de tamaño pequeño o medio. Los drones de gran tamaño están prohibidos. Para el exdirector de la Aeronáutica Civil, Alfredo Bocanegra, esta regulación podría “limitar el mercado, este es un tema que está evolucionando rápidamente y necesita una regulación ágil, que garantice la seguridad de los vuelos, pero que permita el desarrollo de nuevas economías que pueden usar este tipo de tecnologías”.

Drones: un negocio que alza vuelo en Colombia

Planear una aeronave ha sido un sueño de todos en algún momento de la vida. Esta, quizás, es una de las razones por las cuales los drones generan en los niños, jóvenes y adultos una enorme curiosidad.

Sin duda, la fascinación por estas aeronaves no tripuladas y piloteadas a distancia, han impulsado un mercado en el país con un alto potencial de crecimiento: el desarrollo y comercialización de drones.
(Los drones y las oportunidades para los negocios). 

La llegada de empresas extranjeras y el desarrollo de la industria local en este tipo de aparatos han llevado a que este mercado crezca vertiginosamente.

Se estima que las empresas que desarrollan estos aparatos mueven entre 2.000 y 3.000 millones de pesos al año en ventas, las cuales también aumentarían con la entrada en vigencia de nuevas regulaciones, que incentivarán sus compras. 

Según Diego Molina, Ingeniero de la marca DJI, una de las más importantes del mundo en este segmento, en diciembre pasado fue expedida una resolución con consideraciones y reglas mucho más claras que las vigentes para quienes quieran volar estas aeronaves no tripuladas, que entrará en vigor a partir de mitad de este año.

“Consideramos que el país se encuentra en un proceso de transición en este mercado. Con la expedición de esta nueva regulación, se está dado un paso gigante, ya que establece parámetros básicos sobre todo para la línea industrial, uno de nuestros mayores clientes”, explica Diego.

Esta regulación llamará más inversión, que nutrirá este mercado que empieza a tomar vuelo en el país.

¿CUÁNTO CUESTA UN DRON? 

Aunque en Colombia se pueden conseguir aparatos en menos de $100.000, un buen dron puede ser adquirido desde $350.000.

Estos tienen las especificaciones para ser considerado como un dron y son los más económicos en el mercado. Los precios de estos aparatos varían según las soluciones que quieran establecer sus clientes y podrían incluso llegar a valer hasta 100 millones de pesos.

(Por débil regulación, negocio de drones sigue sin aterrizar). 

De acuerdo con el experto, existen tres líneas de drones:

La línea básica, conocida como de consumo, que son equipos que se utilizan para recreación o ‘hobbie’. Esta es la más barata, ya que no requiere de tantas adaptaciones.

Luego está la línea profesional, dedicada para el sector del entretenimiento en segmentos como el cine, la televisión y la publicidad y las cuales cuentan con cámaras con muy buena resolución y estabilizadores para que no registren movimientos bruscos que dañen una toma aérea.

Finalmente está la línea ‘Enterprise’ o industrial que se usan en agricultura, y otros procesos industriales, las cuales cuentan con cámaras térmicas y otros dispositivos que no sólo elevan su costo sino que las hacen únicas. 

Según la consultora Price Waterhouse Cooper el mercado de los drones a nivel global superará los US$127.000 millones en 2020 y Colombia espera convertirse en un jugador importante en los próximos años.

En el país habría entre 25 y 50 empresas dedicadas a la comercialización de estos aparatos.

LO QUE SE PUEDE HACER Y LO QUE NO CON UN DRON

1. Únicamente vuelos de día y en condiciones meteorológicas que permitan ver la aeronave en todo momento.

2. Los drones deben tener un peso no superior a 25Kg.

3. No volar cerca o sobre personas, ni cerca o sobre edificios, ni cerca de aeropuertos.

4. Altura máxima permitida de vuelo: 152 Metros.

5. Distancia máxima a la que se puede alejar el drone del operador o del lugar de despegue: 750 metros horizontalmente.

6. No volar en zonas restringidas o prohibidas del espacio aéreo, ni en lugares sensibles: instalaciones militares, policiales, o centros carcelarios.

7. No volar en un radio de 1,8 Km de cualquier lugar en el que se encuentre el presidente, vice presidente u otras autoridades nacionales y extranjeras.

8. No se pueden transportar animales.

9. No se puede arrojar objetos desde el aire.

10. No se puede volar cerca de cualquier aeronave tripulada.

11. No se pueden efectuar operaciones autónomas con los drones.